ERTE

¿Qué es un ERTE?

Abogados para ERTESi no te has visto afectado por un ERTE seguramente has escuchado hablar mucho de este término. La actual situación de pandemia y de estado de alarma en el que nos encontramos ha obligado al cierre forzoso de empresas.
Las empresas han debido verse obligadas a parar su actividad durante un periodo que en algunos sectores dura ya más de dos semanas. Ante esta situación para muchos negocios, cuya principal actividad es de cara al público, ha sido necesario rescindir la relación laboral con sus empleados a los que no han visto viable mantener en plantilla

Un Expediente de Regulación Temporal de Empleo también conocido como ERTE es un procedimiento por el cual una empresa prescinde de todos sus trabajadores por la imposibilidad de poder seguir con su actividad, pero durante un periodo determinado de tiempo.
Por tanto, los trabajadores afectados por un ERTE van al paro, pero no pierden la vinculación con la empresa, ya que se siguen considerando trabajadores de la misma. El objetivo debe ser salvaguardar la viabilidad de la empresa y debe ser firmado de forma voluntaria por ambas partes: empleado y empleador.

En el ERTE se puede:

  • Reducir la jornada laboral de forma temporal
  • Suspender contratos de trabajo de toda o parte de la plantilla de trabajadores

¿Qué derechos tienen los trabajadores?

Ante la situación actual se han impuesto una serie de medidas para que solo se puedan presentar ERTES vinculados a la situación generada por el Coronavirus. Esto implica que la empresa manda a sus trabajadores al paro y durante este periodo cobran el desempleo.

El proceso es totalmente automático, por tanto, es la empresa la que comunica el ERTE al trabajador y lo presenta ante las autoridades que, una vez aprobado, procede a gestionar la prestación directamente con el SEPE. De esta forma, el trabajador no tiene que hacer nada.

Un aspecto importante de los ERTE es que no consumen paro. Por tanto, si un trabajador cobra durante un mes o el tiempo que sea el paro en el periodo del ERTE no estará consumiendo desempleo, ni en coste ni en tiempo.
Además, una vez que se finaliza el periodo del ERTE el trabajador vuelve a su puesto. En las medidas establecidas, la empresa tiene el compromiso de mantener la relación laboral con los trabajadores hasta 6 meses después de la reanudación de la actividad tras el ERTE.

¿En qué se diferencia un ERE de un ERTE?

Abogados Expediente de Regulación Temporal de EmpleoUna duda recurrente entre los trabajadores es la diferencia entre el ERTE y el ERE o expediente de regulación de empleo.
La principal diferencia radica en su duración. Habitualmente un ERTE tiene una duración determinada mientras que el ERE tiene una duración que puede ser definitiva. El ERE generalmente se aplican en las empresas que cesan definitivamente su actividad, aunque también puede ocurrir que una empresa presente un ERE para una parte importante de su plantilla.

En un ERE se produce una desvinculación total del trabajador respecto de la empresa y puede considerarse un despido en toda regla. Generalmente, debe haber una causa justificada para ambas figuras, aunque en el caso del ERE el despido da lugar a una indemnización equivalente a un despido improcedente.

En un ERTE el trabajador sigue teniendo la condición de activo, mientras que en un ERE el trabajador pasa a estar en situación de desempleo.

Indemnizacion

En el caso de un ERE de extinción, al tratarse de una forma de despido, el empleador estará obligado a satisfacer la indemnización a los trabajadores afectados de acuerdo con los requisitos legales.

Cuando se aplica un ERTE no hay una indemnización ya que la relación laboral no se ha extinguido completamente. Sin embargo, si que puede generar derecho a paro en concepto de una serie de horas de desempleo.

Derechos del empleado

Mientras dure el Expediente de Regulación Temporal de Empleo, el trabajador tiene derecho a:

  • Percibir la prestación por desempleo siempre que se cumplan los requisitos legales para recibirla.
  • Impugnar el ERTE. Bajo ciertas circunstancias el trabador puede impugnar el ERTE al órgano judicial correspondiente.

Tras el ERTE el empleado tiene derecho a no ser despedido. En la modificación de la ley de finales de marzo de 2020 se incluye que los empleados no pueden ser despedidos en los 6 meses posteriores a reanudar la actividad laboral.

Tipos de ERTE

El ERTE se puede llevar a la práctica de varias formas y dependiendo de cómo se haga puede dar lugar a varios tipos de ERTE.

ERTE de reducción de jornada

En este caso no hay un despido absoluto de los trabajadores, pero si que tiene lugar una reducción de la jornada laboral de los trabajadores afectados. Por tanto, ante un ERTE de reducción de jornada, el trabajador pasará a cobrar un salario menor, ajustado al número de horas efectivas que trabaja.

La reducción puede ser desde un 10% hasta un 70% de la jornada. Por las horas que se ha dejado de trabajar es posible pedir la prestación por desempleo.

ERTE de suspensión de contratos de trabajo

El ERTE de suspensión de contratos de trabajo es un procedimiento por el cual los trabajadores pierden la vinculación total con la empresa, de forma que ya no trabajan en la empresa y pasan a cobrar el paro correspondiente al 100% de su jornada.

Por tanto no se trata de un despido, sino simplemente se deja en suspenso total el contrato de trabajo en el período de definido en el ERTE, una vez finalizado el empleado volverá a las condiciones anteriores a comenzar el ERTE.

Es el tipo de ERTE que se está dando con más frecuencia en la actualidad debido al Covid-19 .

¿Cuánto puede durar un ERTE?

Los ERTE son suspensiones de empleo temporal, por tanto, tienen una duración determinada. Generalmente la duración será el tiempo que dure la situación que ha dado lugar al ERTE.

Por ejemplo, si una empresa ha realizado un ERTE por problemas de producción, el ERTE durará hasta que estos problemas se solucionen y todo vuelva a funcionar correctamente.

Cómo se debe aplicar los ERTE por el Coronavirus

La situación de alarma provocada por el coronavirus ha supuesto una serie de situaciones excepcionales para todas las empresas. Por tanto, muchas han presentado ERTES que están siendo autorizados por el gobierno siempre que se justifiquen por el coronavirus y la imposibilidad de desarrollar la actividad.

Estos ERTEs tienen características especiales como el hecho de que una vez restablecida la situación las empresas deben mantener un mínimo de 6 meses a los trabajadores en plantilla.

Además, la gestión del ERTE es muy rápida ya que la empresa se encargará de gestionarlo todo en nombre del trabajador. No es necesario que los trabajadores tengan que solicitar la prestación por desempleo. El desempleo que los trabajadores afectados por ERTES durante el Covid-19 cobren no computarán a efectos de consumir ni tiempo ni cantidades restantes de desempleo.

Se espera que con esta información te haya quedado mucho más claro como funciona un ERTE y qué derechos tienes si te has visto afectado por uno de ellos. La situación excepcional en la que nos encontramos hoy en día ha dado lugar a situaciones también atípicas. Sin embargo, con una buena información y una adecuada gestión se pueden defender adecuadamente los derechos de los trabajadores y las empresas pueden superar la crisis de este parón.

En cualquier caso es díficil predecir nada debido a la situación tan cambiante que se produce en uns situación tan extradiornaria como la de la pandemia del coronavirus COVID-19

¿Se puede trabajar en otra empresa durante un ERTE?

En caso de suspensión del contrato de trabajo por un Expediente Temporal de Regulación de Empleo los afectados sí que pueden realizar otra actividad laboral, tanto por cuenta ajena como propia.

En caso de realizar otra actividad profesional durante un ERTE, el trabajador deberá comunicarlo al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para que suspenda la prestación de desempleo o la recalcule en caso de que la nueva actividad profesional sea a tiempo parcial.

Ahora bien, solo tendrán acceso al subsidio si cuentan con más de 360 días cotizados o carecen de rentas superiores al 75% del salario mínimo interprofesional.